La creación de una aplicación para teléfonos inteligentes pasa por muchas etapas y cada una de ellas es esencial para que el producto final sea lo más parecido a la idea original y que logre el propósito para el cual fue creado en su primera versión. Por supuesto, durante su implementación, se comenzarán a hacer adaptaciones y nuevas versiones.

El propósito de seguir varias etapas para la creación del producto digital es reducir el porcentaje de fallas y entregar un resultado lo más completo posible a los usuarios de la app. Una buena idea es crucial, sin embargo, cómo se desarrolla esa idea y se implementa técnicamente, definirá el triunfo o fracaso de algo que en teoría era perfecto, pero al llevarlo a la práctica, necesitará cambios y adaptaciones.

Etapas del desarrollo de una aplicación para teléfonos móviles

Una vez concebida la idea de la herramienta digital, sigue la etapa de diseño y desarrollo. Los diseñadores UX (experiencia de usuario), diseñadores gráficos y programadores web trabajarán en conjunto para desarrollar las herramientas que darán vida al concepto y objetivo de la aplicación. La fase de diseño y desarrollo es crucial, tanto que si en otras etapas se encuentran fallas, siempre se podrá volver a ajustar elementos de diseño o de programación.

En la etapa de testeo es donde se podrán encontrar detalles que se pueden corregir. Se contará con la ayuda de un grupo de usuarios potenciales que utilizarán la aplicación; se le harán determinadas preguntas acerca del funcionamiento y de la experiencia de usuario. El resultado de esas entrevistas determinará los cambios o ajustes a realizar antes de pasar a la siguiente etapa, el plan de marketing digital.

Mediante una estrategia digital se definirá la mejor forma de promocionar y publicitar la nueva aplicación tanto en redes sociales, medios digitales y tradicionales, todo esto, antes de la etapa del lanzamiento de la aplicación, en donde se conocerá el impacto real de la misma.